Páginas

Ejercicio

La Importancia de
la Activida Física

El Sedentarismo no es sano para tu vida!



¿Qué es la actividad física?

Podemos definir la actividad física como todo movimiento del aparato locomotor que conlleva un incremento del gasto energético. La actividad física o deporte es todo tipo de movimiento voluntario planificado e intencionado y repetitivo que persigue la mejora o el mantenimiento de una buena condición física y psíquica
En general los términos "deporte", "actividad física" y "ejercicio físico" se usan como sinónimos. Otra cosa muy distinta es cuando se habla de deporte de elite o de competición.
La actividad física es toda aquella actividad que requiere de algún grado de esfuerzo.
Actividad física y ejercicio físico son dos cosas diferentes, todo ejercicio físico que se realiza es actividad física, pero no toda actividad física es ejercicio físico. El ejercicio físico es toda aquella práctica regular y sistemática de actividad física que da como resultado el mejoramiento de la aptitud física y motriz.
A la actividad física se le atribuye un gran número de efectos beneficiosos. Está absolutamente demostrado que el ejercicio físico controlado, mejora la calidad de vida, crea hábitos mucho más sanos y disminuye el riesgo de la muerte súbita y de las enfermedades coronarias. En definitiva, ayuda a mantener un estado de salud y bienestar.
Estas afirmaciones sobre el efecto beneficioso del deporte se apoyan en observaciones científicas bien contrastadas. También existen informes a favor de que la actividad física alarga la vida, aunque este punto es difícil de demostrar. 






Sedentarismo y actividad física

Los efectos negativos que tiene sobre la salud un modo de vida sedentario representan una carga cada vez más pesada. 

El sedentarismo se inculca desde la infancia ya que al infundir en los niños que es más importante la formación intelectual que la física, éstos terminan minusvalorando el ejercicio físico y el deporte. En la infancia es el desencadenante, en ocasiones, de muchos trastornos tanto físicos como psíquicos. 

El mundo en que vivimos, nos lleva irremediablemente al sedentarismo y ello influye sobre la salud, ya que suele acompañarse de otros factores de riesgo como la obesidad, el alcohol, el tabaco, etc. 

Está comprobado que los estilos de vida sedentarios constituyen una de las 10 causas fundamentales de mortalidad, morbilidad y discapacidad; constituyendo el segundo factor de riesgo más importante de una mala salud, después del tabaquismo. El sedentarismo duplica el riesgo de enfermedad cardiovascular, de diabetes tipo II y de obesidad; asimismo, aumenta la posibilidad de sufrir hipertensión arterial, osteoporosis, cáncer de mama y colon, entre otros. 






Beneficios de la actividad física para la salud

El ejercicio físico siempre resulta saludable cuando se practica bajo las condiciones recomendadas por los profesionales. Es una buena forma de mejorar o mantener la salud. 
Ya se ha mencionado que la actividad física, realizada a cualquier edad y en la mayoría de las personas sanas o con alguna patología (salvo algunas contraindicaciones) es beneficiosa para mantener el nivel de salud o mejorarlo en lo posible.

El ejercicio físico provoca modificaciones beneficiosas sobre el metabolismo:

> Disminuye los niveles sanguíneos de colesterol, triglicéridos y ácidos grasos libres.
> Previene el aumento de peso y ayuda en el tratamiento de la obesidad.
> Es beneficioso en el tratamiento de la diabetes y otras enfermedades crónicas. 

En el sistema cardiovascular:

> Mejora la capacidad aeróbica máxima.
> Disminuye la frecuencia cardiaca por un predominio parasimpático.
> La tensión arterial aumenta con esfuerzos intensos y prolongados superiores a 5 segundos. En los ejercicios de resistencia, la tensión arterial se incrementa poco. El entrenamiento tiene un efecto moderador de la presión arterial.
> Se reduce la morbilidad y mortalidad por patología coronaria.
> Los ejercicios físicos controlados son beneficiosos para combatir la arterosclerosis.
> Reducen la incidencia de accidentes cerebro vasculares.

Corazón y ejercicio físico:

     > Las personas pueden reducir su riesgo de padecer patologías cardiacas con sólo 2 horas de preparación física a la semana. Existen estudios que demuestran que una actividad física tan sencilla como caminar, nadar o correr a pequeñas intensidades hace que el riesgo de ataques cardiacos sea un 60% menor.
> En 1992, la Asociación Americana del Corazón, añadió la falta de ejercicio a la hipertensión, el tabaquismo y la hipercolesterolemia; como factores de riesgo de cardiopatía coronaria.

 A nivel del aparato locomotor:  

> Reduce el estrés sobre las distintas partes del  aparato locomotor.
> Mantiene un buen nivel de fuerza y resistencia muscular.
> Mantiene una buena flexibilidad y elasticidad e impide la aparición de rigidez en ciertas articulaciones.
> Mantiene una buena capacidad de coordinación y equilibrio.
> En edad de crecimiento estimula el desarrollo y crecimiento.
> Retrasa la disminución de la capacidad músculo esquelética que aparece por encima de los 60 o 65 años.
> Detiene e invierte el deterioro físico provocado por el sedentarismo.
> Frena o retrasa la aparición de osteoporosis.
> Es importante en la prevención de cervicalgias, lumbalgias y dolores articulares y musculares, en general.
> La actividad física también afecta al sistema inmunitario.
> Los individuos que hacen ejercicio tienen menos riesgo de contraer cáncer de colon que los sedentarios.
> El ejercicio físico es beneficioso para la salud mental.
> Diversos trabajos científicos establecen que las personas que más se pueden beneficiar del ejercicio son las sedentarias o menos activas, siempre que el ejercicio que realicen sea bien programado y regular. Se puede generalizar que cualquier persona, que tenga el aparato locomotor apto, puede y debe, al menos caminar.



Indicaciones para la práctica de la actividad física

> Si no haces ninguna actividad física, comienza por salir a caminar, regularmente. Ve aumentado el tiempo de la caminata paulatinamente. Con el tiempo, tu cuerpo estará preparado para trotar o correr. 

El comienzo debe de ser con moderación, para evitar lesiones. El equipo también tiene importancia; fundamentalmente el calzado. El comienzo de la práctica de una actividad física debe de ser lento y progresivo y siempre individualizado, sobre todo si comenzamos a practicar deporte por encima de la tercera década de la vida.
> No es recomendable que las personas se animen excesivamente y comiencen la práctica deportiva con un espíritu competitivo y de superación intentando progresar con gran rapidez  e intensificando tanto la velocidad como el tiempo de carrera sin un control preciso, lo que muchas veces coincide con la utilización de un material deportivo inadecuado. Esto, frecuentemente va a conducir a lesiones por sobrecarga.
>  No debemos en ningún momento tener en cuenta la edad a la hora de practicar un deporte.
> Concretamente, la natación permite conservar la elasticidad vascular, factor que contribuye a retrasar el envejecimiento. El entrenamiento en medios acuáticos desarrolla mayor capilarización en la musculatura con la consiguiente mejora en el abastecimiento sanguíneo.
> La práctica de actividad física mejora notablemente la calidad de vida.

Además, debe prestarse atención a lo siguiente:

> Calentamientos y estiramientos previos al ejercicio físico. Ello reducirá el riesgo de que aparezcan lesiones y mejorará el rendimiento durante los ejercicios.
> Realizar el ejercicio físico en las mejores condiciones en función de los requerimientos y posibilidades.
> Incrementar las sesiones de entrenamiento en forma gradual
> Estiramientos al final del ejercicio con el propósito de incrementar o mantener la flexibilidad de las articulaciones

Por Fernando Herrera Canales
Direcciòn de Investigaciòn y Desarrollo
Tecnològico en Salud del Ministerio de Salud de Costa Rica. 

¿Qué esperas para hacer actividad física?

Gerdix