Páginas

Pilares de la salud y el bienestar

  


Hay cuatro pilares importantes para mantener un equilibrio adecuado en nuestras vidas y disfrutar de una muy buena salud. 

1) PENSAMIENTOS 

Los pensamientos son emisiones de energía que requieren de un proceso neuronal complejo en nuestro cerebro. Los pensamientos sean positivos o negativos, desencadenan una reacción en cadena en nuestro cuerpo. Esta reacción la podríamos reducir de esta manera simple:

Pensamiento > Emoción > Vibración Energética 

Cuando tenemos pensamientos positivos: 

Pensamiento Positivo > Emoción Positiva > Vibración Positiva > Bienestar 

Cuando tenemos pensamientos negativos: 

Pensamiento Negativo > Emoción Negativa > Vibración Negativa > Malestar. 

Muchas veces he escuchado decir que somos 'Negativos por naturaleza'. Yo muy por el contrario creo y sostengo lo contrario. 'Somos negativos por formación, no por naturaleza. Nos han enseñado a ser negativos. Nos han enseñado primero el No y pocas veces el Si. 

Lo bueno, queridos amigos, es que podemos revertir aquella formación y educarnos en la mentalidad positiva. Un solo pensamiento positivo es muy superior a muchos pensamientos negativos. 

¿Cómo empezamos?: Trabajemos con las afirmaciones diarias. Hay miles que encontrarás en internet. Repitamos afirmaciones positivas, hagamos de esto un hábito. 

Si queremos mantener una salud sólida y un bienestar importante, no descuidemos este pilar.

2) LAS EMOCIONES 

Como mencioné en los párrafos anteriores las emociones están intrínsecamente relacionadas con los pensamientos. 

Las emociones actúan, también directamente sobre nuestra escala de vibraciones. La escala de vibraciones comprende un entramado de frecuencias vibracionales íntimamente ligado a las emociones. 

Así vamos a encontrar en la parte más alta de la escala, emociones como la alegría, la pasión, la fe y la serenidad, mientras que en la parte más baja encontraremos emociones como el desánimo, la ira, la culpa, el miedo y el dolor. 

Si queremos vibrar alto y armonizar nuestro cuerpo, debemos trabajar sobre las emociones, a la vez que trabajamos sobre los pensamientos. Las emociones negativas son tan y aun más destructivas que los pensamientos negativos. 

Muchas veces factores externos, como la noticias en la televisión, afectan nuestra escala de vibraciones y producen emociones negativas de escala vibracional baja. ¿Por qué exponernos a esto? Evitemos aquellas cosas que alteran nuestra escala vibracional.

¿Cómo empezamos?: Algo que funciona es, en primer lugar identificar una emoción negativa rápidamente y realizar una acción tendiente a modificarla. Cantar, Bailar, Meditar, ayudan mucho a alejar esa emoción negativa. 

También es importante tener en cuenta que hay una emoción que es la más poderosa de todas y funciona como catalizador de todas las emociones. Esta es la del amor. Cuando actuamos con amor, miramos con amor, nos despojamos de toda negatividad y nos elevamos automáticamente en la escala de vibraciones.

Recordemos. Las emociones son otro pilar más que importante en nuestro bienestar. Trabajemos sobre ello.

3) LA ALIMENTACIÓN 

El alimento también es energía y una vez ingerido, resulta ser la principal energía que recibe nuestro cuerpo, para sus funciones orgánicas, su movilidad y la estabilidad mental. 

Como sabemos, podemos recibir energía de otras fuentes, que también son útiles y hasta imprescindibles (Dios, La Fuente, El Sol, La luna, etc) pero si dejamos de recibir energía de la alimentación al poco tiempo nuestro cuerpo físico perecerá. 

Así como es importante alimentarnos, es aun más importante la calidad del alimentación que ingerimos. 

Alimentos muy procesados, con porcentajes altos de grasas saturadas, con excesiva cantidad de glucosa, transgénicos, generan una energía tóxica que impide nuestro bienestar. 

Alimentos equilibrados, en su justa proporción de hidratos de carbono, lípidos y proteínas, resultan muy beneficiosos para nuestra salud y nuestro bienestar.

El secreto está en la moderación. Decía un médico que conocí: 'La moderación es la sedosa hebra donde se engarzan las perlas de todas las virtudes'. 

Muchas personas que se han alimentado mal toda su vida, terminan ingiriendo complejos medicamentos para tratar de mejorar sus niveles en sangre de componentes que están completamente desequilibrados. Estos medicamentos generan desequilibrios en otras regiones del cuerpo y luego pareciera que la caída es inevitable. La mayoría de las veces, esos problemas se resolverían, simplemente cambiando nuestros hábitos alimenticios. 

¿Cómo empezamos? Educándonos amigos. Informándonos sobre la alimentación sana y equilibrada. Leamos libros de nutrición y comencemos de a poco a cambiar nuestros hábitos.

Nunca subestimemos este pilar. Es más que importante si buscamos nuestro bienestar. 

3) VIVIR EL AHORA

Todos los gurúes universales han coincidido en algo: Si queremos estar equilibrados, debemos vivir el presente. 

Vivir el ahora no significa el mero hecho de vivir un día a la vez o despreocuparnos de lo que vendrá. 

Vivir el ahora implica una filosofía de vida que camina hacia la disolución del pasado, la atemporalidad infinita y la desidentificación con la mente. 

Vayamos por parte:

La disolución del pasado no implica olvidarnos de lo vivido, pues hay ricas experiencias en lo vivido anteriormente, implica el desprenderse de aquellas ataduras del pasado. Desprendernos de viejas estructuras mentales, de culpas lejanas, de tristezas guardadas y remordimientos encriptados en nuestro pecho. El perdón es un gran catalizador para disolver el pasado, perdonarnos a nosotros mismos y a los demás, es sanador y nos aferra al momento presente. 

La atemporalidad infinita no significa estar dentro de una burbuja, mientras la vida hermosa pasa por la ventana. La atemporalidad infinita significa entender la vida como una sucesión interminable de momentos presentes. Ahí radica el disfrute de la vida. Ya no me preocupo de lo que vendrá, quedo absorto ante la belleza de la naturaleza, puedo sentir la belleza que radica en todas las cosas que nos rodean. Si todo es una sumatoria de momentos presentes no existe el futuro como tal, puedo construir y proyectar en todos los momentos presentes, sin temer lo que vendrá, porque mis raíces están en el presente y esos proyectos seguramente fertilizarán en la concreción de nuestras metas y nuestros sueños. 

La desidentificación con la mente es más que importante y volvemos a nuestros queridos y muchas veces perjudiciales pensamientos. Desidentificarnos de la mente, supone alejarnos del ruido de nuestra mente y con ello del ruido de la vida cotidiana. Desprendernos de las etiquetas de nuestra mente. "Que esto es bueno, esto es malo, esto no funciona, que esa persona no nos quiere, que no soy correspondido, etc, etc..." En el absoluto silencio radica el momento presente. Ya no hay lugar para la queja, para la crítica, solo hay lugar para el amor.

¿Cómo empezamos? La meditación diaria nos acerca mucho al momento presente. De apoco también podemos hacer momentos de absoluto silencio, aunque sean solo 5 minutos, verás que poderosos resultan. Esos momentos deben ser de pleno de disfrute, en contacto con la naturaleza y con Dios. 

Vivir el absoluto presente es el cuarto y último pilar importante para poder tener una vida sana y equilibrada. 

LA CONEXIÓN CON DIOS

Como verán en la gráfica la conexión con Dios, con el Universo, con la Fuente, con tu Ser, como quieras llamarlo, no es un pilar, sino la piedra fundamental donde se apoyan los pilares de nuestro bienestar. 

Somos seres de luz multidimensionales. Venimos y vamos a la Fuente. Nunca olvidemos eso. Contactemos con nuestro Ser. Conversemos con Dios, apoyémonos en su Guía. Preguntemos cual es la misión que se nos ha encomendado.

Vivamos nuestra espiritualidad a pleno. 

Con amor, 
Gerdix 

No hay comentarios: