Páginas

Nunca eres demasiado grande para recomenzar


YO NO PUEDO PORQUE YA ESTOY VIEJO/A PARA ESAS COSAS...
Cuando dices eso das las órdenes de limitación, dolor e impotencia a tu cuerpo, para que no pueda hacer ciertas cosas ante la vida. 


El ser positivo, tener fe y confianza da las órdenes a cada una de tus células de ”¡Adelante, lo conseguiremos!”, y tus células actúan a tu favor para que así sea.
No hay edades para volver a empezar. 
Estás a tiempo, siempre!