Páginas

La soledad es una buena aliada.


Es común que la soledad sea identificada como algo negativo y perjudicial. Habitualmente, esta se asocia con la tristeza y la desesperación.

Sin embargo, la soledad tiene una cara positiva y necesaria que muchas veces pasa desapercibida, oculta por la sombra negativa del concepto fatídico de soledad. Por ejemplo, nos ayuda a aprender a convivir con uno mismo, a disfrutar de la única compañía del yo. 

Es un ejercicio muy importante para conocerse como persona que nos aportará fortaleza, autoestima y que nos enseñará a respetarnos a nosotros mismos. Pero cuidado. Sepamos USAR LA SOLEDAD. NO seamos USADOS por ella.